Marco conceptual para la integración de las TICs en la formación docente

30.09.2011 21:28

Educación sistema permeable de las TICs

 

Un centro educativo o una práctica educativa que no incorpora  TICs puede juzgársele como no respondiente a la impronta social y cultural en avanzada del siglo XXI.

 

Las TICs no sólo son recursos didácticos posmodernos, sino todo un paradigma educativo puesto que informa todos los aspectos tocantes a la acción educativa, a saber: perfil docente, propósitos y programas educativos, principios pedagógicos y administrativos.

 

La acción educativa tiene una grave responsabilidad social –aunque siempre la ha tenido- en tanto la formación de personas con las habilidades y destrezas propias de la sociedad del conocimiento y de la información.

 

Educación de vanguardia y maestros en guardia

 

Son los actores de la educación quienes se ven beneficiados por el uso de las TICs como herramienta para el acceso de la información de un modo tan vertiginoso, que hace tan sólo un siglo atrás no se preveía su magnitud e impacto.

La Tecnología de la Información eleva la calidad del proceso educativo al permitir la superación de las barreras de espacio y tiempo, una mayor comunicación e interacción entre sus actores, la construcción distribuida de crecientes fuentes de información, la participación activa en el proceso de construcción colectiva de conocimiento y la potenciación de los individuos gracias al desarrollo de las habilidades que esto implica: Mayor comunicación, mejor administración y distribución del conocimiento, mayores fuentes de conocimiento y oportunidades de investigación y estudio, aprendizaje colectivo, desarrollo de habilidades adicionales [1], crecimiento como persona, mejor gestión Institucional y servicio [2], además de trascender las barreras del tiempo y el espacio. (Miranda, 2003).

 

Sin embargo son también los actores de la educación quienes se ven perjudicados por una comprensión de los fenómenos sociales, culturales y económicos que le rodean, a un ritmo más lento que el desarrollo y expansión de las TICs.

Ambas consecuencias apelan a una nueva conciencia de los docentes como profesionales de la educación a responden acertadamente en y para la sociedad a quien sirven.

 

Los textos del contexto de las TICs.

 

Las premisas que van componiendo el discurso de la introduccón de las TICs en la formación del docente y que por lo tanto subrayan y matizan su importancia, son las siguientes: Contexto de la cultura, los cambios sociales y su impacto en el sistema educativo local, la disponibilidad y acceso a los recursos tecnológicos, la experiencia del docente en formación inicial y permanente.

 

Contemplando lo anterior, es más sencillo entonces comprender la naturaleza de las competencias docentes y su pertinencia en la acción educativa:

  1. Pedagogía procesual: que apunte no a sustituir otros medios educativos, sino a la transformación de la práctica educativa: “entornos de aprendizaje centrados en el alumno.” Los aprendizajes esperados en el desarrollo de esta competencia:
  • demostrar una mayor comprensión de las oportunidades e implicaciones del uso de las TICs en la enseñanza y el aprendizaje dentro del contexto del plan de estudios;

• planificar, implementar y dirigir el aprendizaje y la enseñanza dentro de un entorno de aprendizaje más flexible y abierto;

• evaluar el aprendizaje y la enseñanza dentro de un entorno de aprendizaje más flexible y abierto (MATEN, 2002)

  1. Colaboración y trabajo en red: rol de facilitador “dentro de los grupos de aprendizaje y fuera del salón de clases”

Durante este proceso, los docentes:

• demostrarán una capacidad de comprensión crítica de los beneficios del aprendizaje en red y en colaboración dentro y entre las comunidades y los países;

• participarán de modo efectivo en entornos de aprendizaje flexibles y abiertos tanto en el rol de docentes como de alumnos;

• crearán o desarrollarán redes de aprendizaje que traerán beneficios tanto a la profesión docente como a la sociedad (en al ámbito local y mundial); y

• ampliarán el acceso a la educación y brindarán oportunidades de aprendizaje a todos los miembros de la comunidad, incluyendo a aquellos con necesidades especiales. (MATEN, 2002)

 

  1. Aspectos sociales y sanitarios: “Poder acceder a las tecnologías de la información y la comunicación implica un incremento de las responsabilidades de todos los miembros de la sociedad. Los códigos legales y morales deben extenderse para que se respete la propiedad intelectual en la información de libre acceso” Cfr. Los estándares de la ISTE pueden encontrarse en <http://cnets.iste.org>.

En particular, los docentes deben:

• comprender y aplicar los códigos de práctica legal y moral, entre ellos, el respeto a los derechos de autor y a la propiedad intelectual;

• reflexionar y discutir acerca del impacto de la nueva tecnología en la sociedad actual tanto en el ámbito local como mundial;

• planificar y promover un uso adecuado y seguro de las TICs, incluyendo el asiento, la luz, el sonido y otras fuentes de energía relacionadas (señales de radio y electricidad). (MATEN, 2002)

 

  1. Aspectos técnicos: “incluyen la competencia técnica y la disponibilidad tanto de la infraestructura como del apoyo técnico necesarios para el uso de la tecnología en el ámbito académico.”

En particular, están capacitados para:

• usar y seleccionar entre una variedad de recursos tecnológicos los más adecuados para mejorar su efectividad personal y profesional,

• actualizar voluntariamente sus habilidades y conocimientos para acompasar los nuevos desarrollos. (MATEN, 2002)

 

 

En conclusión, y como todas las herramientas inventadas por el hombre, cobran su real importancia en tanto la habilidad del propio ser humano al utilizarlas y los productos terminados por su medio.

 

 

 

 

Trabajos citados:

 

 

MATEN. (2002). Marco conceptual para la aplicación de las TICs en la eduación. http://telematics.ex.ac.uk/MATEN.

Miranda, C. (2003). Beneficios de las TIC en la educación. www.educar.org.

 



[1] Su uso induce el desarrollo de habilidades de manejo, asociación y conceptualización que van más allá de la simple adquisición de conocimiento. La posibilidad de contenidos adicionales y ampliados, permite incentivar la habilidad de exploración e investigación del individuo (Miranda, 2003).

 

[2] Mayor control e información disponible sobre los recursos usados en el proceso educativo permitirán una mejor planificación y una distribución y asignación más eficiente de los recursos. Mayor transparencia de la gestión a través de más información suministrada abiertamente. Un mejor servicio a los padres, estudiantes y público en general a través de los distintos canales de comunicación, de información y de interacción. Automatización, agilización y eficientización de procesos